El nuevo Titanic zarpará en 2022

El multimillonario australiano Clive Palmer retoma su proyecto de construir una réplica del mítico crucero, que cubrirá la ruta Southampton-Nueva York, manteniendo viva la leyenda.

En 2012, Palmer anunció un proyecto a la altura de su fortuna. Quería construir una réplica del histórico crucero, y estaba dispuesto a poner sobre la mesa unos 440 millones de euros. Llamó a su empresa Blue Star Line, un evidente guiño a la compañía británica White Star Line propietaria del RMS Titanic y de su «hermano» HMHS Britannic, hundido mientras prestaba servicios al país en la Primera Guerra Mundial. .

En aquel momento se dijo que el Titanic II se construiría en China en 2016, fecha que luego se retrasó a 2018. Solo fue una ilusión. A medida que pasaban los meses, crecieron las sospechas sobre el futuro de la idea. Surgió una disputa con un grupo chino sobre derechos de autor, la web de la Blue Star Line dejó de actualizarse, y arrancó 2018 sin noticias fiables al respecto. Hasta ahora!

Palmer y la Blue Star Line dicen que han solucionado los problemas y la botadura del Titanic II tiene nueva fecha: será en 2022, cuando se cumplan 110 años del hundimiento. El nuevo crucero se construirá en China, habrá un viaje inaugural de dos semanas a Dubái, y luego otro a Southampton. Allí tendrá su puerto base para hacer una ruta entre el Reino Unido y Nueva York, igual que en 1912, aunque esta vez solo en verano. «Blue Star Line creará una auténtica experiencia Titanic, brindando a los pasajeros un barco que lucirá los mismos interiores y el diseño original», ha asegurado Palmer en Londres. Tendrá su clásica escalinata, nueve cubiertas y 840 camarotes que podrán alojar a 2.400 pasajeros y 900 tripulantes. Eso sí, el casco estará soldado en lugar de remachado, con botes salvavidas para todos, funcionará con diésel y utilizará los más modernos sistemas de navegación digital.

El anuncio llega unos días después de que un grupo inversor haya comprado por 17 millones de euros los 5.500 objetos recuperados a 3.800 m en el fondo del mar, a la altura de Terranova, un lugar al que la compañía británica Blue Marble aún organiza expediciones para ver desde un pequeño submarino los restos del naufragio.

scroll to top