Nubes en forma de delfín nadando en Júpiter

DrcJ-YNW4AAijaw.jpg

La nave espacial Juno captó nuevas fotografías del planeta durante una tormenta anticiclónica.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) dio a conocer una serie de nuevas imágenes de Júpiter, que muestran las nubes arremolinadas en el Cinturón Templado Norte de ese planeta.

En las instantáneas, tomadas por la nave espacial Juno, se observan varias nubes de color blanco brillante, así como una tormenta anticiclónica, conocida como óvalo blanco.

Al moverse las nubes con la tormenta, fue captada de manera muy clara la silueta de un delfín, tal cual si estuviera nadando en las olas del mar.

Las fotografías se tomaron mientras Juno realizaba su decimosexto vuelo de aproximación al “gigante gaseoso”, mientras la sonda espacial se encontraba a siete mil kilómetros por arriba de las cimas de las nubes del planeta.

Los científicos Gerald Eichstädt y Seán Doran fueron los encargados de crear la serie, mediante datos del generador de imágenes de la JunoCam.

De manera reciente, la NASA detectó diversas estructuras atmosféricas elevadas que se arrastran una tras otra, a medida que recorren Júpiter.

Este fenómeno, con mayor concentración cerca del ecuador marciano, es conocido como trenes de ondas atmosféricas, que consiste en dos y varias docenas de olas, que pueden tener una distancia entre crestas de unos 65 kilómetros y tan grandes como unos mil 200 kilómetros.

The World Bee Project: una propuesta para salvar a las abejas

Abejas.jpg

Las abejas están desapareciendo del planeta

Las abejas reinan en el ecosistema. Pero, aunque de ellas depende la seguridad alimentaria del planeta, en los últimos años su población ha descendido significativamente. Una iniciativa que usa varias tecnologías emergentes pretende detener este flagelo.

Es preocupante la disminución global de las abejas, que amenaza la seguridad alimentaria, la biodiversidad y la degradación de los ecosistemas. En pocas palabras, de esta situación pueden derivar trágicas consecuencias para la raza humana y el planeta.

Las abejas intervienen de manera decisiva en la reproducción de una significativa diversidad de especies vegetales; de ellas depende un tercio de la producción de los alimentos que consumen los seres humanos, pero su desaparición tendría un impacto en las plantas y animales que sobreviven gracias a ellas.

En 2016, un reporte de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés), estimó que el 87% de las especies de plantas florecientes del mundo dependen de la polinización, que 1.400 millones de trabajos en el mundo derivan de los polinizadores y que el 77% del suministro global de alimentos depende de los polinizadores.

La producción mundial anual de alimentos relacionados con polinizadores tiene un valor calculado entre $235.000 y $577.000  millones de dólares.

Ante este drástico panorama, existe una esperanzadora propuesta procedente de Reino Unido que busca combatir la disminución de la población de las abejas.

The World Bee Project se ha asociado con la compañía Oracle y la Universidad de Reading de Inglaterra; crearon una red mundial para monitorear abejas que recolectan datos por medio de sensores, que se transfieren a la nube.

Combinando soluciones en la nube con la investigación científica, quieren ayudar a informar e implementar acciones de alcance mundial que permitan el desarrollo de investigaciones para crear ecosistemas más sostenibles.

“Hemos ubicado sensores en varias partes del mundo, la nube se conecta con estos sensores ubicados en unas cajas especiales. De esta forma se genera información y conocimiento que podemos proporcionar a agricultores, investigadores y científicos, todo a una velocidad que nos permite generar información realmente interesante. Las interpretaciones que logramos son vitales para el futuro de las abejas y por supuesto, de nuestra supervivencia”, aseguró Sabiha Rumani Malik, fundadora y presidente de The World Bee Project.

Los datos recolectados pasan a sistemas que hacen uso de la analítica y la inteligencia artificial para comprender mejor el presente y el futuro de las abejas.

“Usamos el internet de las cosas para para transferir conocimiento, buscar patrones, identificar las mejores prácticas. Esto permite gestionar el paisaje, mejorar hábitats, direccionar problemas ante un colapso del ecosistema. Si un agricultor hace seguimiento alrededor del cultivo, se mejora la conciencia y se mitigan riesgos. El ‘Big Data’ tiene aplicaciones increíbles para hacerlo”, dijo George Clouston, director comercial de Arnia, la startup que creó las cajas que tienen el moderno sistema de monitoreo remoto de las colmenas.

Cataratas submarinas: ¿Ilusión óptica o realidad?

Cascada_Submarina_Isla_Mauricio.jpg

Cuando vemos esta imagen, lo que menos se nos ocurre pensar es que sea una imagen real. Podría ser una obra surrealista de un talentoso artista, una fotografía retocada con Photoshop o una ilusión óptica. Y lo cierto es que está muy relacionado con esta última suposición.

Para poder conocer que ocurre exactamente en este lugar, tenemos que irnos al océano Índico, en concreto a Isla Mauricio situada a unos 2000 kilómetros de la costa sureste del continente africano.

La imagen es cien por ciento real, pero lo que se produce es una ilusión óptica provocada por la acumulación de depósitos de arena y lodo bajo el agua. El efecto visual que producen estos sedimentos puede apreciarse desde el aire o bien a través de imágenes de satélite.

El intenso azul del océano contrasta con una increíble gama de tonos azules, verdes y blancos que confiere a esta imagen una grandeza sin igual.

Estas cataratas bajo el mar se producen cuando el viento frío y persistente enfría las aguas marinas superficiales, éstas aumentan de densidad y, consecuentemente, se hunden masivamente y a gran velocidad formando masas de agua que discurren a través de cañones situados a miles de metros de profundidad.

Estas cascadas submarinas arrastran gran cantidad de agua y sedimentos, que erosionan el fondo, así como materia orgánica de alto valor nutritivo que sirve de alimento a las criaturas de los fondos abisales.

Ubicado en el Océano Índico, Isla Mauricio es la segunda mayor isla del archipiélago de las Mascareñas tras la isla francesa de la Reunión, situada a unos 170 kilómetros al sureste. Su soberanía se extiende a las vecinas islas de San Brandón o Cargados Carajos, Rodrigues y las islas Agalega, siendo el marinero portugués Pedro de Mascarenhas el primer occidental en llegar a las islas en 1513. Tras los lusos, la isla fue dominada por los holandeses, franceses y finalmente británicos, obteniendo la independencia del Reino Unido en 1968.

La Tierra de los Siete Colores, en la zona de Charamel, ofrece todo un espectáculo de colores que cambian en función de los rayos del sol, que van desde el ocre al violeta, pasando por el rojo o el marrón.

Este curioso fenómeno es digno de maravillarse y reconocerse.

Playas de Cigarros

CIGARRO.jpg

Por todas partes del mundo el cigarro está contaminando nuestras playas y océanos, incluso, teniendo una batalla de lugares con el plástico sobre el elemento más contaminante.

Los filtros de las colillas son un residuo bastante contaminante, pues están formados por acetato de celulosa, un material derivado del petróleo que, en contra de lo que pudiera parecer, no es biodegradable y puede llegar a tardar hasta diez años en descomponerse.

Hoy en día las colillas son desechadas en cualquier parte, desde aceras hasta playas, lo cual además de ensuciar nuestro entorno, afecta el medio ambiente, pues no debemos olvidar que el filtro sirve para acumular ciertas sustancias nocivas del tabaco, como la nicotina o el alquitrán, que con el paso del tiempo se transferirán al suelo o al agua, contaminándolos y afectando a la biota del entorno. De hecho, hay estudios que indican que una sola colilla puede llegar a contaminar ocho litros de agua.

Esta cantidad de colillas se debe a la costumbre de los seres humanos de usar como cenicero cualquier parte sin ser conscientes que se están dañando tanto su salud como el medio ambiente.

Otras de las razones por las cuales son el agente más contaminante de las playas y los océanos es que además de su larga degradación, cuando este entra en contacto con el agua suelta todas las sustancias contaminantes que absorbe de su humo, junto a eso desprende en el agua sustancias como la nicotina, el arsénico o plomo y al ser consumidas por los animales marinos causamos desaparición de fauna.

Pese a todo ello la industria tabaquera ha estado realizando esfuerzos por volver más ecológicos sus filtros y no causar tanto daño al medio ambiente, ya que se han desarrollado los filtros biodegradables, un invento novedoso que ya se usa y comercializa en muchos sitios, y que pude ayudar a aminorar parte del problema. Están formados por una mezcla de cáñamo y algodón que los hace 100% biodegradables, llegando a servir como un abono natural para todo tipo de plantas.

Junto a ello ha llevado a cabo campañas para convencer a los fumadores para no depositar los filtros en playas, pastos, mares y si en botes de basura, para así no contaminar.

La solución a este problema está en nuestras manos, pues debemos concienciarnos de que las colillas no deben tirarse al suelo o en cualquier parte, para ello existen los botes de basura específicos que incluso, la mayoría de ellos cuentan con un cenicero donde poder apagar los cigarros y depositar las colillas en su interior.

Es cierto que hay algunos lugares donde deshacerse de las colillas no resulta tan sencillo, como las playas o la montaña, y en cualquier caso, siempre podemos ir guardándolas dentro de una lata o cualquier otro recipiente que tiraremos posteriormente a la basura.

Y no sólo se trata de tirar la basura en su lugar, si no de reducir nuestra huella ecológica, es decir, reducir nuestro consumo en productos dañinos para la salud y el medio ambiente.

scroll to top